Dolores en el momento de  la penetración
ó durante el acto sexual.

Se denomina Vaginismo cuando es imposible lograr la penetración y Dispareunia cuando hay penetración pero es dolorasa.

El vaginismo es una disfunción sexual mucho más frecuente de lo que se cree. Algunos estudios reflejan que entre el 2% y el 4% de las mujeres sufren de esta disfunción.

El miedo, la falta de información y en algunos casos el haber sufrido una situación de abuso sexual hacen que el problema se mantenga por años. El deseo de tener hijos es el principal motivo por el que las mujeres con este problema piden ayuda, y le sigue la presión de una nueva pareja frente a esta situación.

Algunas de las posibles causas psicológico – educacionales  suelen ser:

  • Miedo al dolor,  sobre todo en las primeras relaciones.
  • La falta de Educación Sexual
  • Creencias religiosas muy conservadoras con recelo hacia el sexo, que provocan fuertes inhibiciones.
  • Experiencias traumáticas en relaciones sexuales anteriores o agresiones sexuales.
  • Dificultades de comunicación con la pareja
  • Miedo al embarazo.
  • Temor a contraer enfermedades de transmisión sexual.

Las causas orgánicas son poco frecuentes  pero entre ellas se encuentran infecciones causadas por enfermedades de transmisión sexual, que hace que la vagina se inflame; ovaritis; endometriosis, o la existencia de un tumor.

En todos los casos, lo que se realiza en una primera entrevista es un diagnóstico para luego planificar el tratamiento.

La eficacia de los tratamientos es muy alta  y la mayoría de las mujeres superan esta problemática luego de un tratamiento.

Abrir chat