Dificultades para lograr o mantener la erección.

La DE consiste en la dificultad para lograr o sostener una erección.

Los problemas de erección pueden originarse por factores físicos o psicológicos, pero en la mayoría de los casos hay una combinación de ambos.

Para poder realizar un tratamiento, primero realizamos un diagnóstico que permite identificar las causas del problema.

En muchos casos la DE es  originada por lo que los sexólogos denominamos: “ansiedad de rendimiento” o “por el miedo al fracaso durante la relación sexual” , lo que genera tensión y produce una descarga de adrenalina en el cuerpo que interfiere con la respuesta sexual. En estos casos se trabaja para que el paciente incorpore recursos que le permitan manejar la ansiedad antes y durante la relación sexual.

Algunos de los factores de riesgo para la DE son:

  • Diabetes
  • Hipertensión
  • Colesterol Elevado
  • Afecciones Cardíacas
  • Depresión
  • La ingesta de algunos medicamentos
  • Consumo de alcohol, tabaco y otras drogas
  • Sedentarismo
  • Mala alimentación

En muchos casos la DE esta vinculada con una mala circulación sanguínea, llamada “insuficiencia vascular”.

En Respuesta Sexual, se realiza una primera entrevista diagnóstica, y luego se comienza un tratamiento pensado para la problemática particular de cada paciente.

La Disfunción Eréctil es mucho más que un problema sexual porque no solo afecta la calidad de vida del hombre, sino que afecta su vínculo de pareja y tiene un fuerte impacto sobre su autoestima, y es un problema que en la mayor parte de los casos tiene solución y esta impacta favorablemente en todos los ámbitos de la vida del paciente.

Abrir chat